CONSEGUIR FORTALECERNOS Y SOBREVIVIR MEJOR A LAS CRISIS

VAMOS A VER DE UNA FORMA PRÁCTICA COMO PODEMOS CONSEGUIR FORTALECERNOS Y SOBREVIVIR MEJOR A LA CRISIS, A  TRAVES DE LA BIOENERGÍA:  “EL CONOCIMIENTO INTERIOR, LA ARMONIA Y EL EQUILIBRIO DE NUESTRA PROPIA ENERGIA”...

Es primordial la utilización de la bioenergía como una de las maneras prácticas para alcanzar nuestros objetivos personales y de que su conocimiento y análisis nos confirma cómo actúa sobre nuestro cuerpo y nuestro espíritu.

La energía vital fluye continuamente por el cuerpo, pero se maneja mal y se estanca en algunos lugares, perdiéndose el equilibrio, poco a poco, con el paso del tiempo. El estrés, demasiadas preocupaciones y el desconocimiento (todos estos elementos están presentes a nivel personal en periodos de crisis), son algunas de las causas de esos bloqueos energéticos

¿Qué buscamos y qué podemos encontrar en la bioenergética?...

Buscamos la comprensión en profundidad, de nuestros conflictos interiores y también aceptar cómo lo exterior afecta a nuestro interior.

En nuestras vivencias afectivo familiares están las bases de nuestro aprendizaje, es, donde primero sentimos, expresamos, y establecemos nuestras relaciones con el otro y el exterior.

Los sentimientos existentes (amor, tristeza, rabia), los conflictos vividos (deseo, represión...), las pérdidas sufridas (abandonos, duelos, separaciones...), o sea, la calidad de las relaciones afectivas vivenciadas en su momento, determinan la persona que somos hoy.

Nuestra historia de vida está grabada en nuestro cuerpo. Hay que liberarlo de viejos miedos y tensiones para que podamos estar más cerca de nuestras emociones, permitiéndonos así un sentir y un actuar libre y original.

Pensemos que la gimnasia bioenergética está dirigida a modificar el estado psíquico, emocional y energético de cada persona , trabajando con los centros de energía y el circuito nervioso del organismo. Se que se puede sacar partido a nuestras capacidades para salir adelante ante cualquier situación negativa.

Da igual que sean problemas personales o problemas encontrados, como el de esta CRISIS MUNDIAL O CAMBIO DE CICLO,  ambos en mayúscula, que nos ha tocado vivir.

Print Email