Esperanza frente a crisis

Es tiempo de dificultades…Cierto. Pero hay algo que no debemos olvidar, y en estos momentos, si cave, aún menos: las crisis son oportunidades maravillosas para crecer y experimentar toda la fuerza que llevamos en el interior.

Podemos afrontar de diferentes maneras situaciones que hemos de superar; la elección es posible, y la actitud es fundamental. Habitualmente olvidamos la fuerza  que llevamos en nuestro ser; pensamos en las adversidades como fatalidades que el destino presenta para amargarnos la existencia…No siempre es así.

La esperanza es esencial para poder estar en sintonía con la vida, con las vivencias del día a día, con la diferentes pruebas que deberemos sortear a lo largo de nuestra dilatada vida. Sin esperanza casi nada es posible…Esperanza para mejorar; esperanza para desarrollar nuevas posibilidades; esperanza para sentir que es posible cambiar, transformarnos en otro ser con mayor calidad humana…Esperanza…Si, esperanza.

Frente a la crisis, a esta crisis que nos viene impuesta desde el exterior, nada mejor que la fuerza interior, la calidad de nuestros pensamientos, sentimientos y emociones nos ayudarán a levantar un auténtico castillo que sea inexpugnable ante las adversidades de una coyuntura internacional que pretende asfixiarnos en una cadena de sinsentidos y despropósitos. Ante la crisis material…fortaleza espiritual. Frente a la crisis de bienes de consumo…nivel de consciencia. Para olvidar a la tragedia y que la vida se regenere con generosidad y esplendor…sana actitud y paz interior.

Cuando existe crisis de valores se plantean situaciones complicadas. En estos precisos instantes, a nivel global del planeta hay una crisis generalizada de consciencia, de evolución y salto cualitativo importante. ¿Estamos dispuestos a realizarlo? ¿Somos conscientes de ello? Es cierto que el miedo es un arma letal si no sabemos manejarlo con sentido de utilidad. En estos momentos el miedo hace acto de presencia a nivel colectivo…Situaciones de pánico pueden ser promovidas desde estratos ajenos a nuestro discernimiento…¡Hay que estar despiertos y tener nuestras defensas pletóricas de energía y vitalidad!

En estos tiempos tecnológicos que vivimos, he desarrollado la siguiente ecuación que puede ayudarnos a comprender (es esencial que comprendamos la naturaleza de los fenómenos) la situación, y lo que es más importante, a vencer el fatalismo del caos al que ciertos sectores pretender llevarnos:

 

CRISIS = TRANSFORMACION = RENACIMIENTO

 

Cada momento es único. Vivir es algo maravilloso…Sentir la frescura de un nuevo día que baña con su radiante y poderosa vitalidad nuestro rostro…Experimentar que la calidad de vida y el bienestar emocional es posible… es Espiritualidad…La mejor terapia para alejar y vencer a cualquier tipo de crisis.

Siempre hay tiempo para la esperanza…de mejorar…de sentirnos más auténticos…con mayor capacidad de comprensión…Desde la consciencia, que es autodesarrollo personal, vivencia del camino y experiencia cotidiana de lo próximo y lejano. Todos podemos…si queremos…al menos intentarlo. Hay que estar abiertos a la vida, con la inteligencia necesaria para poder despertar ante la situación actual que nos plantean y que, desde luego, no es irreversible.

Para finalizar, citar las certeras palabras de K. Gibran: ”Por muy larga que sea la tormenta, el sol siempre vuelve a brillar entre las nubes”.

Federico A. Sánchez es Místico, Filósofo, Escritor y Especialista en Espiritualidad, Presidente de la Sociedad Española para la Difusión de la Espiritualidad.

 

Print Email