Miedo a la crisis. No. ¡¡ Actuemos !!

La crisis actual y sus consecuencias nos genera tensiones e inseguridades, especialmente cuando nos llegan cada día noticias sobre la posible evolución de la  situación actual y que las informaciones nos van anunciando que puede ser más duradera en el tiempo de lo que inicialmente se preveía. Queremos aportar algunas pautas que nos pueden ayudar a superar las tensiones producidas por ese miedo al futuro y a que nuestra supervivencia sea real.

TENEMOS QUE SUPERAR EL MIEDO A LA CRISIS

A los datos actuales sobre la crisis, si le añadimos aquellos que aparecen con letra pequeña, mas difíciles de encontrar, sumado a las noticias que cada día recibimos, nos va generando angustias, ansiedades, temores..., cuando sentimos como las situaciones pueden llegar a afectar a un gran número de la población, y especialmente a nosotros o a nuestro entorno, es cuando fácilmente aparecen los miedos y con ellos el stress, y las depresiones,  siendo cada vez mas necesarios los asesoramientos psicológicos.

La situación actual de crisis y sus consecuencias  genera mucho desgaste psicológico y en los últimos tiempos las consultas  de psicología y psicólogos particulares, han visto incrementar el número de pacientes, pues como hemos comentado, a nuestros miedos personales se le suman también los colectivos y hacemos nuestros los sufrimientos de los demás.

Una recomendación es que, si bien no podemos vivir fuera de la realidad, si podemos tratar de controlar desde nuestro interior las sensaciones, los pensamientos y los miedos que podamos tener.

Por ejemplo, si vemos que nos afectan sobremanera ver/oír las noticias o leer la prensa escrita o electrónica, debemos evitar las repeticiones innecesarias de las mismas en los diferentes medios, ya que multiplicaremos el efecto sobre nosotros.

Estar informados, si; obsesionados, no.

Ser objetivos y si nuestra situación actual no peligra y nuestra situación es de relativa tranquilidad, debemos dejar los miedos infundados a un lado y seguir viviendo, eso si con los oídos,  los ojos bien abiertos y con prudencia en los gastos para evitar problemas, y por supuesto siendo solidarios, pero sin hacer grandes cambios en nuestra vida.

Si se prevén problemas, es básico mantener la calma y mantenerse fríos a la hora de tomar decisiones, para lo que es muy importante tener la capacidad de autocontrol, y no dudar en buscar apoyos para afrontar esas situaciones difíciles y después, actuar.

El objetivo está en superar la crisis, y tendremos mucho adelantado si nos preparamos para que sus efectos negativos nos afecten lo menores posible, a todos los niveles, para lo que podemos empezar cuanto antes a fortalecernos interiormente.

En estos momentos de incertidumbre, afrontar los problemas con actitud positiva es aún si cabe más importante. Hay que utilizar la psicología positiva evitando  pasar el día pensando que la crisis nos va a dejar fuera del juego o que no merece la pena salir adelante.

Pasamos demasiado tiempo preocupándonos y eso nos produce bloqueos, así que un pensamiento que nos puede ayudar mucho y que podemos repetir tantas veces como necesitemos es:

“HOY, EN VEZ DE PREOCUPARME, VOY A OCUPARME”.

 

 

Print Email